Inicio > Noticias > Noticias UNAM > Enero 2013 > Necesarios, más estudios sobre el pozo profundo en el DF

Noticias UNAM - Enero 2013


31 de enero de 2013

Necesarios, más estudios sobre el pozo profundo en el DF

Patricia López

Deben evaluarse las características del acuífero y planear su uso sustentable: Éric Morales Casique, del Instituto de Geología

El éxito de un pozo con agua explotable a dos mil metros de profundidad en la delegación Iztapalapa de la Ciudad de México es relevante; sin embargo, son necesarios más estudios y perforaciones exploratorias adicionales para evaluar las características del acuífero y planear su uso sustentable, estableció Éric Morales Casique, del Instituto de Geología.

Se requiere mayor información para conocer las propiedades hidráulicas del acuífero, su extensión y relación con las formaciones geológicas que lo rodean, así como la cantidad y ubicación de sus zonas de recarga.

Una vez que se tengan estos datos será posible evaluar si la explotación intensa causaría efectos en el acuífero superior, actualmente en explotación (de cero a 400 metros de profundidad aproximada), y si se determina que estos efectos son significativos, en qué lapso de tiempo ocurrirían. Esta información permitirá proyectar un uso sustentable, remarcó.

Potencialmente explotable
La perforación del pozo estuvo a cargo del Sistema de Aguas de la Ciudad de México del gobierno capitalino y contó con la autorización y colaboración de la Comisión Nacional del Agua, en el ámbito federal.

La excavación comenzó en junio de 2011, y en ella participaron, además de las instancias gubernamentales, cuatro especialistas del Instituto de Geología, entre ellos Morales Casique y Óscar Escolero Fuentes.

“Hay un convenio firmado entre el Instituto de Geología y el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, específicamente para este plan que acaba de concluir. Estamos en pláticas para reanudar este año el acuerdo y avanzar en las investigaciones con una nueva exploración”, detalló Escolero Fuentes.

En esta primera etapa, los científicos de Geología han colaborado activamente con el Gobierno del Distrito Federal en el análisis de los datos obtenidos y en la realización de pruebas hidráulicas, mismas que confirmaron la producción en este pozo de un caudal económicamente explotable.

De unos mil 500 a dos mil metros de profundidad se encontraron condiciones hidrogeológicas favorables para la producción del agua, aunque la zona de captación del pozo va de mil 140 a dos mil metros.

“Falta saber si se trata de agua antigua, acumulada desde hace muchos años; rastrear de dónde viene y establecer las conexiones con otros acuíferos del Valle de México”, precisó Escolero Fuentes.

“También se requiere información para planear una explotación sustentable y saber si hay posibilidades de riesgo por hundimiento debido a efectos en el acuífero superior”, agregó Morales Casique quien, en principio, consideró que por la profundidad y las características de las rocas intermedias, el impacto en ese sentido podría ser mínimo.

Los investigadores del Instituto buscaban rocas calizas al relacionarse con este proyecto de excavación, ya que históricamente se sabe que bajo el Valle de México hay ese tipo de material, que puede contener agua en cantidades importantes.

“Nuestro objetivo original era localizarlas. Se pensaba que estaban a mil 600 metros de profundidad, por eso se programó la excavación del pozo a dos mil metros, aunque nunca llegamos a ellas; encontramos otro tipo de rocas volcánicas que están entre mil 500 y dos mil metros, que aportan esta agua. Es importante continuar la investigación y encontrar las calizas”, señaló Escolero Fuentes.

En sus laboratorios de la UNAM, los científicos efectúan varios estudios que van, más allá de la búsqueda del recurso, a rastrear la historia geológica del Valle de México. “Algunos trabajos se hacen in situ. Durante la perforación se mide el material para saber la densidad, viscosidad y temperatura de ese lodo que sale, cuyas características cambian conforme emerge de zonas más profundas”, explicó.

Después, las muestras del material recortado se llevan al Instituto para ver de qué tipo es, su edad y composición mineralógica, y correlacionarlo con la historia geológica del Valle de México. Además, se analizan las características químicas del agua extraída para conocer sus características químicas e intentar medir su edad, saber si es reciente o antigua, y ubicar la zona de recarga.

 


Todavía se requiere mayor información para conocer sus propiedades hidráulicas. Fotos: cortesía de Éric Morales.

Fuente:
Patricia López, 31 de enero de 2013, Necesarios, más estudios sobre el pozo profundo en el DF. Gaceta UNAM
Más información

Subir

 

Regresar a Noticias UNAM - Enero 2013

Regresar a la página principal II Regresar a Noticias


 

Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), todos los derechos reservados 2010. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos,
siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución.
Sitio web administrado por: Coordinación Técnica de la Red del Agua UNAM. mdominguezm@iingen.unam.mx
Créditos ll Última actualización:
Visitas